Vías de administración

Los liposomas se han administrado a través de todas las vías médicas:
vía tópica, transdérmica, oral, intraperitoneal, ocular, intramuscular, subcutánea, por inhalación, intravenosa, etc, habiéndose obtenido resultados positivos en cada una de ellas.

Aplicaciones más frecuentes
Para tratar de mejorar las propiedades terapéuticas, los principios activos más frecuentemente encapsulados hasta la fecha han sido: antifúngicos, antineoplásicos, inmunosupresores, antibióticos, hormonas, antiinflamatorios y analgésicos.

Liposoma vacío, otras estrategias
Además, se debe tener en cuenta las posibilidades de los liposomas como estructura sin principio activo clásico. En este sentido se han estudiado múltiples actividades: antiinflamatoria, antihipertensiva, antiviral, capacitación de semen, etc. También se han desarrollado liposomas que intentan emular orgánulos y células (sangre artificial). Es quizás en este campo donde el futuro sea más prometedor y los resultados sean más alentadores.

En la sección "Ejemplos prácticos con liposomas Transtechnics" se presentan algunos de los resultados obtenidos con diferentes principios activos utilizando distintas vias de administración. En todas las pruebas se puede apreciar una mejora clara de la formulación liposomada comparada con la forma libre.